Tag Archives: embarazo semana

Mujer embarazada

Hace aproximadamente dos años comencé con ciertos síntomas que me indicaban la necesidad de ser madre. Como me dijo una de mis hermanas en esa oportunidad, uno lo siente en el alma, es una necesidad que no se satisface con ninguna otra cosa. Pero ocurre que soy soltera y vivía sola, por lo que aparentemente la cuestión no iba a ser fácil. Durante un año trabajé el tema con mi psicólogo para saber si estaba dispuesta a afrontar sola la maternidad. Así, en marzo del año pasado, presenté la solicitud en el Registro de Adoptantes. Quiero aclararles que, para mí, la adopción nunca había sido un tema que mereciera un tratamiento aparte de la maternidad biológica. Los trámites fueron más rápidos de lo que pensaba. Un día, en la casa de una amiga, me puse a hojear un número viejo de Ser Padres Hoy y me llamaron la atención los cochecitos y demás artículos para bebés. Entonces, decidí comprar una revista para ver ¡los avisos! Era el número de abril del 99 que traía como regalo la libreta de vacunación, por lo que uno de los títulos de esa edición aparecía tapado. Nada es casual en esta vida: el tema oculto tras la libreta era: “Hijos adoptivos. Cómo hablarles de su origen”. Entonces, la seguí comprando hasta septiembre.
A esta altura, estoy convencida de que cada uno se embaraza como puede: en mi caso, fue un embarazo administrativo. Mientras el trámite estuvo en asuntos sociales, mi familia y yo lo tomamos como los tres primeros meses, cuando los riesgos son mayores. A partir de ingresar en la lista era vivir los meses que restaban para el nacimiento. Fui juntando cada uno de los papelitos que presenté y que me dieron para poder mostrarle algún día a mi hijo cómo fue mi embarazo. Yo no tuve control ginecológico sino informe ambiental, tampoco me hicieron ecogra-fías sino entrevista psicológica. Pero todo no quedó ahí, tuve un embarazo psicológico completo.
Al inicio, un atraso de 20 días, después, náuseas, asco y antojos (alfajor de maicena), descenso de presión y para completar, contracciones. Veinte días antes de que me llamaran tuve las primeras: al comienzo, dos días seguidos, después en forma intermitente, hasta el día antes, que no encontraba posición para dormir. Una de mis hermanas me había dicho que el parto llegaba exactamente el día en que una decía: “No doy más”. Y así fue. El 29 de septiembre hice una serie de trámites pero ya había dicho: “Dios mío, por favor, no doy más”. Pasé por mi casa y allí mi empleada me abrió con los ojos desorbitados diciéndome que me había llamado Josefina (Secretaria de la Cámara) para que la viera urgente. Cuando llegué a Tribunales me estaban esperando y lo único que me avisaron en off es que era un varón. Me hicieron la última entrevista y me dieron el oficio para que al día siguiente me entregaran a mi hijo. Tenía casi cinco meses, lo llamé Juan Manuel y si hubiera sido biológico no se habría parecido tanto a mí. Cuando llegué a la casa de mis padres se reunieron más de treinta personas. Fue y es bienvenido en todas partes, además, es un negro pura sonrisa que se compra a todo el mundo. Sus primos lo adoran y están pendientes de él.
Con respecto a la adopción, lo hablamos con toda naturalidad, incluso la primera foto del álbum de Juan es en Tribunales con su mamá del hogar de tránsito. Es decir, crecerá sabiendo su realidad, ya que considero que es lo más sano. Sé, por lo vivido, por los miedos que otros me comentaron y que gracias a Dios no tuve ni tengo, que todavía es un tema tabú para algunas personas, pero creo que ustedes pueden ayudar a desmitificarlo. Ojalá que esta historia le sirva a alguien, y se anime. Es difícil, pero “París bien vale una misa”.

Posted in Cuidados del bebe | Tagged , | Leave a comment