Category Archives: Cuidados del bebe

<

Como tiene que dormir un bebe

¿Sus hábitos de sueño son los adecuados?
Pero si los padres ya han descartado lo anterior y las noches en vela siguen, es muy probable que los malos hábitos de sueño de su hijo estén directamente relacionados con ese sindormir.
Todo el mundo necesita dormir durante el día. Por la noche es mejor que se acostumbre a la oscuridad y el silencio (para que aprenda a diferenciar el día y la noche) y que antes de acostarse papá o mamá introduzcan algún elemento que él empiece a asociar con el momento de irse a dormir: el baño, un rato tranquilo de juego… Pero hay algo imprescindible, no sólo para que duerma bien, sino para que se desarrolle sano y feliz: dedicarle tiempo y atención durante el día; con frecuencia -y no sólo para atenderlo-, consolarlo enseguida, jugar con él, no dejarlo en su cuna mientras esté despierto… En definitiva, que el chico se sienta querido.

Posted in Cuidados del bebe | Tagged | Leave a comment

Como dormir al bebe

A dormir también se aprende y lo mejor es enseñarles desde que son chiquititos.
Algunos se niegan a cerrar los ojos si papá o mamá no se comportan como sus ángeles de la guarda mientras los toman de la manito o les cantan todo el repertorio de canciones entre bostezos y suspiros. Así que los padres pasan muchas noches de ángel a angelito (“¿Por qué te callas, papi?”); y una vez sí y otra también terminan durmiéndose una siestita a su lado.
Otros reclaman a media noche el chupete, un vaso de agua, su osito… Y sus papis se especializan en salir despedidos de la cama como por un resorte, esquivar obstáculos a media luz y atrapar de nuevo el sueño por los pelos y a velocidad récord.
Y no faltan tampoco los intrépidos que agarran su mascota y, como quien no quiere la cosa, se pasan a la cama de sus papas. A los padres de estos chiquitos sólo les quedan dos opciones: devolver de inmediato al intruso a su nido o seguir durmiendo y, hacerle un huequito al visitante.
Pasar las noches sin dormir y los días con sueño (y no precisamente por dedicarse a leer los últimos bestsellers) no hace que los padres se vuelvan locos, desde luego, pero sí que al día siguiente anden por el mundo absolutamente despistados.
Si un chico no duerme bien, los padres tampoco. Y si las malas noches se van sumando, ya no es que los papas no sepan por la mañana ni como se llaman, es que, sencillamente, se encuentran agotados.
Y a los chicos, pobrecitos, tampoco les toca la mejor parte: al día siguiente, dicen sus papas, “No hay quien los aguante”. Y no exageran nada: cuando un chiquito no ha dormido todo lo que su organismo le reclama, se muestra irritable, enseguida se cansa de jugar, protesta por cualquier cosa, no se concentra en lo que hace, quiere hacer todo y de todo se aburre, y hasta tiene menos apetito que de costumbre.
Si las razones de su mal dormir no tienen nada que ver con que esté enfermo (o incubando alguna enfermedad) o con que haya surgido algún cambio en su entorno, habrá que pensar si no está reclamando que papá y mamá le dediquen mayor atención durante el día.

Posted in Cuidados del bebe | Tagged | Leave a comment

Papillas para el bebé

Peques PapiYa! de Puleva es la primera papilla lista para tomar a partir de los 6 meses, dentro de una dieta progresivamente diversificada y adaptada a sus necesidades energéticas. Se puede consumir a temperatura ambiente o calentar en el micro en 45 seg.

Posted in Cuidados del bebe | Tagged | Leave a comment

Mujer embarazada

Hace aproximadamente dos años comencé con ciertos síntomas que me indicaban la necesidad de ser madre. Como me dijo una de mis hermanas en esa oportunidad, uno lo siente en el alma, es una necesidad que no se satisface con ninguna otra cosa. Pero ocurre que soy soltera y vivía sola, por lo que aparentemente la cuestión no iba a ser fácil. Durante un año trabajé el tema con mi psicólogo para saber si estaba dispuesta a afrontar sola la maternidad. Así, en marzo del año pasado, presenté la solicitud en el Registro de Adoptantes. Quiero aclararles que, para mí, la adopción nunca había sido un tema que mereciera un tratamiento aparte de la maternidad biológica. Los trámites fueron más rápidos de lo que pensaba. Un día, en la casa de una amiga, me puse a hojear un número viejo de Ser Padres Hoy y me llamaron la atención los cochecitos y demás artículos para bebés. Entonces, decidí comprar una revista para ver ¡los avisos! Era el número de abril del 99 que traía como regalo la libreta de vacunación, por lo que uno de los títulos de esa edición aparecía tapado. Nada es casual en esta vida: el tema oculto tras la libreta era: “Hijos adoptivos. Cómo hablarles de su origen”. Entonces, la seguí comprando hasta septiembre.
A esta altura, estoy convencida de que cada uno se embaraza como puede: en mi caso, fue un embarazo administrativo. Mientras el trámite estuvo en asuntos sociales, mi familia y yo lo tomamos como los tres primeros meses, cuando los riesgos son mayores. A partir de ingresar en la lista era vivir los meses que restaban para el nacimiento. Fui juntando cada uno de los papelitos que presenté y que me dieron para poder mostrarle algún día a mi hijo cómo fue mi embarazo. Yo no tuve control ginecológico sino informe ambiental, tampoco me hicieron ecogra-fías sino entrevista psicológica. Pero todo no quedó ahí, tuve un embarazo psicológico completo.
Al inicio, un atraso de 20 días, después, náuseas, asco y antojos (alfajor de maicena), descenso de presión y para completar, contracciones. Veinte días antes de que me llamaran tuve las primeras: al comienzo, dos días seguidos, después en forma intermitente, hasta el día antes, que no encontraba posición para dormir. Una de mis hermanas me había dicho que el parto llegaba exactamente el día en que una decía: “No doy más”. Y así fue. El 29 de septiembre hice una serie de trámites pero ya había dicho: “Dios mío, por favor, no doy más”. Pasé por mi casa y allí mi empleada me abrió con los ojos desorbitados diciéndome que me había llamado Josefina (Secretaria de la Cámara) para que la viera urgente. Cuando llegué a Tribunales me estaban esperando y lo único que me avisaron en off es que era un varón. Me hicieron la última entrevista y me dieron el oficio para que al día siguiente me entregaran a mi hijo. Tenía casi cinco meses, lo llamé Juan Manuel y si hubiera sido biológico no se habría parecido tanto a mí. Cuando llegué a la casa de mis padres se reunieron más de treinta personas. Fue y es bienvenido en todas partes, además, es un negro pura sonrisa que se compra a todo el mundo. Sus primos lo adoran y están pendientes de él.
Con respecto a la adopción, lo hablamos con toda naturalidad, incluso la primera foto del álbum de Juan es en Tribunales con su mamá del hogar de tránsito. Es decir, crecerá sabiendo su realidad, ya que considero que es lo más sano. Sé, por lo vivido, por los miedos que otros me comentaron y que gracias a Dios no tuve ni tengo, que todavía es un tema tabú para algunas personas, pero creo que ustedes pueden ayudar a desmitificarlo. Ojalá que esta historia le sirva a alguien, y se anime. Es difícil, pero “París bien vale una misa”.

Posted in Cuidados del bebe | Tagged , | Leave a comment

Salud bucal en niños


Por muy entusiasta que se muestre nuestro pequeñito a la hora de manejar el cepillo de dientes y la pasta, conviene estar a su lado y apoyar la jugada: un buen enjuague bucal, abrir bien la boca (en casos extremos el grito de Tarzán es sumamente efectivo) y ¡a cepillar! No importa tanto el orden que se siga (arcada superior, inferior, triturantes…) como seguir siempre el mismo y hacerlo a la vez que él, de modo que se sienta acompañado y pueda imitarnos.
Para que el cepillado dure el tiempo necesario, podemos jugar a observar el increíble número de caras que somos capaces de hacer mientras nos cepillamos.
Aunque los primeros dientes no se caen hasta los cinco o seis años, seguro que ya sabe quién es el Señor Ratón. Podemos explicarle que este simpático personaje trae mejores regalos por un diente limpio que por uno sucio. Si colocamos una pegatina del Ratón al lado de sus bártulos dentales, será más fácil que se anime a cuidar sus dientes todos los días.

Posted in Cuidados del bebe | Tagged | Leave a comment

Inodoro infantil

Las relaciones con el inodoro no son siempre fáciles: algunos niños sienten cierto temor a utilizarlo, mientras otros dejan tras de sí un inconfundible rastro de papel desenrollado o gotitas en la tapa. Resultan muy útiles las toallitas de papel individuales para secarse sin desparramar un rollo entero de papel. Para ayudar a los varones a encestar a la hora de hacer pipí, podemos poner dentro del inodoro un trocito de papel higiénico y pedirles que intenten hundir el barco. Usar una linterna para ver dónde va a parar la orina y, de paso, comprobar que no hay nada debajo suele funcionar hasta con los más miedosos.

Cuando fomentamos unos buenos hábitos de higiene, en los que toda la familia participa, estamos contribuyendo no sólo a evitar contagios e infecciones, sino también a desarrollar en nuestros hijos
un sentimiento de respeto hacia su
propio cuerpo: el primer paso para aprender a amarlo y cuidarlo como se merece.

Posted in Cuidados del bebe | Tagged | Leave a comment

Manitas limpias


La mejor forma de limpiar unas manos realmente sucias consiste en sugerirle que lave alguna cosa en el lavabo: un juguete de plástico, una muñeca… «¿Ya se han marchado todos los microbios?». Con preguntas de este tipo, le ayudamos a asumir que hay materia en sus manos que debe ser eliminada.

Posted in Cuidados del bebe | Tagged | Leave a comment

Higiene de un bebe

Está claro que eso de la limpieza nos importa más a nosotros que a los propios interesados. No podemos pretender que vayan siempre como un pincel, pero sí que los buenos hábitos se vayan integrando en su rutina diaria y, a ser posible, de forma lúdi-ca. Además de poner nuestro ejemplo, favorecemos el gusto por la higiene si:
Empezamos pronto: desde muy pequeños hacemos familiares algunos rituales (lavarse los dientes tras las comidas; las manos, antes de sentarse a la mesa o después de usar el inodoro…) y permitimos que esté a nuestro lado cuando nos lavamos la cara o nos duchamos.
Ponemos las cosas a su alcance (un espejo a su altura, un taburete bajo para lavarse, peinarse…) o reservamos una estantería del baño -a la mano- con sus cosas: sus toallas (todas del mismo color), su bandeja de peines, la caja de pasadores, donas, diademas y ligas, etcétera.
Dejamos que elija sus propios útiles de limpieza (pasta con sabor a fresa, jabones olorosos y vistosos, cepillo y peine antitirones, cepillos dentales de varios colores…) que guardaremos en un pequeño recipiente con su nombre o foto.

Posted in Cuidados del bebe | Tagged , | Leave a comment

Consejos para enjabonar al bebé

Bien enjabonadito.

Para enjabonarle el cuerpo (ya puede hacerlo solo), podemos usar un títere de toalla (o un calcetín donde trazamos una cara con rotuladores indelebles) o bien jugar a que confeccionamos un traje de jabón: los calcetines, los leotardos, los pantalones, la camiseta, los guantes largos… (a que no se resiste lucir un traje-espuma).
Si logramos que el baño sea agradable (ése era el objetivo, ¿no?), es probable que todo su empeño por no entrar en la bañera lo centre ahora en no querer salir del remojo ni con policías. Para evitar que se transforme en un niño-pasa, podemos programar un reloj que indique el final o establecer una regla clara y sencilla:
El baño se termina cuando los deditos se arrugan.

Posted in Cuidados del bebe | Tagged | Leave a comment

El bebé y el miedo a lavarse el cabello


El miedo a lavarse el cabello es muy frecuente a estos años (y nuestro niño aprovecha este momento para que apreciemos el estupendo estado de sus cuerdas vocales). Con algunos trucos, la operación se le hará más llevadera: utilizar unos lentes de alberca o una visera de baño para evitar que el jabón penetre en los ojos, dejarle que controle la llave de la regadera (también la temperatura y presión del agua), pegar algunas calcomanías de colores en el techo para que mire hacia arriba mientras lo enjuagamos, establecer periodos de descanso (cuando él lo solicite) para que su cabecita recupere su posición normal (inclinarla hacia atrás durante todo el proceso se le hace eterno)…

Posted in Cuidados del bebe | Tagged | Leave a comment