LOS MUEBLES ESTILO DIRECTORIO Y CONSULADO

LOS MUEBLES DIRECTORIO Y CONSULADO (1795-1804)

Los años que siguieron a la Revolución Francesa (1789-1794) se caracterizaron por una situación de terrible caos en Francia. Después de las ejecuciones de Luis XVI y María Antonieta, todo lo relativo a la corte fue rechazado.
Los emblemas reales fueron retirados de los edificios y fueron quemadas obras artísticas de considerable valor. Este saqueo sistemático perduró hasta el regreso del general Bonaparte (uno de los cinco miembros del Directorio ue gobernaba Francia) ¡e sus triunfales campañas en Italia y Egipto.
En la época del Directorio los ciudadanos distinguidos franceses trataron de imitar el estilo romano de vida, como una forma de alejar cualquier sospecha de albergar sentimientos aristocráticos.
Los diseños Directorio fueron sustancial-mente los mismos del estilo Luis XVI, más una generosa adición de simbolismos grecorromanos, consistentes en picos, águilas, lanzas, ramas de laurel, gorros frigios, manos ‘untas, cariátides estatuas de donce-las griegas), etcétera.
La campaña por Eqipto inundó a Francia de obelis-eos, pirámides y esfinges.
Sillones y sillas de lados abiertos, mesas guéridon (pequeñas mesas destinadas a sostener candelabros) y escritorios fueron los muebles más destacados de este período.
La silla Directorio ofrecía una amplia variedad de formas en el respaldo, que podían ser redondeadas o cuadradas, siendo la más corriente la ligeramente cóncava y arqueada hacia arriba.
La silla marquesa era un sillón ancho y profundo con respaldo cuadrado, brazos curvados y almohadillados; contenía un cojín suelto y patas rectas acanaladas.
Un pequeño escritorio con el frente abati-ble y muchos cajoncitos era el mueble favorito en una época en la que era usual llevar un diario o escribir memorias.
Bellas piezas grabadas en bronce dorado constituían el adorno principal del mobiliario.
Las paredes eran pintadas en colores claros, empapeladas con escenas o tapizadas con motivos clásicos.
En tapicería se usaba el satén, los damascos, los terciopelos y brocados, en tanto los cortinajes lucían matices de azul, amarillo, verde y rojo en importantes rayados.
Debido a serias restricciones en la importación, los mueblistas tuvieron que adaptarse a los materiales del país (roble, nogal y árboles frutales).
Luego del golpe de Estado de setiembre de 1799, que convirtió a Bonaparte en primer cónsul, las líneas de los primitivos diseños Directorio fueron apartadas para dar lugar a la creación del estilo Consulado, más emparentado con el posterior estilo Imperio, hasta confundirse erróneamente con él.

This entry was posted in Muebles para el hogar and tagged . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>