Máxima seguridad

Según la normativa europea UNE-E 716-1, la cuna homologada es sólida, estable y segura. Debe tener al menos 20 cm más que la altura del bebé, y un ancho mínimo de 6o cm. La altura es modifi-cable en función del tamaño y el crecimiento del bebé. La distancia entre los barrotes debe estar entre 4,5 y 6,5 cm, y el espacio entre el colchón y la barandilla debe rondar entre 30 y 6o cm de la ropa de cama, no debes olvidar ciertos puntos prácticos. En primer lugar el empapador. “Antes de la bajera, es imprescindible poner un empapador o rizo plastiñcado que proteja el colchón, por si se hace pipí. Encima, sábanas de algodón o ñbras naturales. Y sobre
la parte interior de los barrotes, es fundamental colocar un protector o chichonera”, apunta Pilar de la Vega, de VTV. El protector o chichonera evita que el niño se haga daño con los barrotes, ya que amortiguará los posibles golpes del bebé cuando se mueva o juegue en la cuna (suele ser suficiente colocarlo en el frente y en la mitad de los laterales de la cuna, justo donde está la cabeza del bebé). En cuanto a la cuna en sí, en el caso de que tenga ruedas, es esencial que puedan bloquearse al menos dos de las ruedas, ya que cuando el niño comienza a ponerse de pie, puede mover e incluso volcar una cuna.

This entry was posted in Cunas para bebes and tagged , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>